La Primera Dama dominicana encabeza “Cena Pan y Vino”

Por  |  0 Comentarios

Santo Domingo, RD.- La Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina, madrina ad vitam del Seminario Mayor Santo Tomas de Aquino, presidió este miércoles la cena-concierto “Pan y Vino”, que realiza esa institución.

En esta oportunidad, se trata de la vigésimo cuarta versión de la actividad que cada año organiza la institución católica.

Destaca aportes de Cándida Montilla de Medina
Durante la cena-concierto, el rector del seminario, sacerdote José Amable Durán, agradeció la solidaridad que siempre ha manifestado la feligresía que cada año contribuye con entusiasmo para apoyar la formación de los seminaristas.

De su lado, el reverendo Mario de la Cruz Campusano, expresó que Cándida Montilla de Medina siempre se ha mantenido activa y militante en las actividades del seminario, con lo cual honra el bien ganado título de “madrina ad vitam” del mismo.

“Globalización de la solidaridad”
En el evento que congregó a cientos de fieles católicos fue dictada la conferencia “Globalización de la Solidaridad”, a cargo del reverendo padre Martín Lenk.

El religioso destacó, en su intervención, que la práctica de la solidaridad se puede reflejar en acciones que, aunque parezcan tan pequeñas como granos de mostaza, pueden producir frutos grandes, que no dejarán de tener su efecto y que conllevarán poco a poco a un cambio de mentalidad.

“El dominicano es profundamente solidario”
“En Santo Domingo, el pueblo sabe lo que significa solidaridad. El pueblo dominicano es profundamente solidario. Esta solidaridad se muestra en momentos cruciales de la vida”, manifestó el prelado católico nacido en Alemania.

Dijo, además, que “en la globalización de la solidaridad todo está conectado. Significa que vivimos en el mundo que al fin y al cabo no necesita más autonomía, sino más solidaridad. Nadie puede vivir sin el otro; la casa común no se sostiene en el aire, sino cada piso se apoya en el otro”.

La Primera Dama estuvo acompañada en la mesa de honor por el nuncio apostólico Jude Thaddeus Okkolo; el rector del seminario, José Amable Durán, monseñor Pablo Cedano y el obispo de Puerto Plata, Julio César Cornielle, entre otras distinguidas personalidades que también se dieron cita a la actividad.

El representante del Estado Vaticano en el país, Jude Thaddeus Okolo, tuvo a su cargo la oración de bendición de la tradicional cena “Pan y Vino” y a seguidas, destacó la importancia de esos alimentos, como “signos significativos de la presencia de Dios en cada uno de nosotros”.

Los asistentes, monjas, curas y laicos cantaron al ritmo del grupo artístico Alfarero y del Coro del Seminario, que contribuyeron para que la actividad constituyera una gran fiesta cristiana.