Mejía Arcalá primera empresa dominicana en capacitar su personal en Gestión Anti Soborno, ISO 37001: 2016

Por  |  0 Comentarios

Santo Domingo.- La empresa Mejía Arcalá recibió un reconocimiento al convertirse en la primera empresa de República Dominicana en capacitar a sus directivos en el sistema ISO 37001: 2016, basado en la Gestión de Riesgos Anti-Soborno. Dicho reconocimiento fue recibido por el Lic. Raúl Antonio Rizik Yeb, Vicepresidente Ejecutivo y Administrativo de la empresa de manos del Ing. Miller Romero, experto colombiano en el tema, quien cuenta con masters en Gestión de Riesgos y en Sistemas Integrados de Gestión y representa a la empresa Consultores y Auditores en Gestión SAS, empresa líder en Latinoamérica para la certificación de competencias en el estándar ISO.

En estas jornadas de capacitación, el Ing. Romero, luego de presentar la norma completa, proporcionó los elementos necesarios para ayudar a la organización a establecer, implementar, administrar y mantener un Sistema de gestión anti soborno (ABMS) basado en ISO 37001.

Durante este curso de capacitación, también se obtuvo un conocimiento profundo de las mejores prácticas anticorrupción globales de los sistemas de gestión anti soborno y cómo prevenir, detectar y abordar el soborno de forma efectiva antes de que afecte negativamente a la integridad, la reputación y los bienes de la empresa.

ISO 37001, es una norma internacional de Sistemas de Gestión contra el soborno cuyo objetivo principal es ayudar a las empresas a combatir el soborno y promover una cultura empresarial ética. El desarrollo de la nueva norma comenzó en el año 2013, tras un riguroso proceso de revisión en el que participaron representantes de 45 países, la norma ISO 37001 2016 fue publicada el pasado 14 de octubre de 2016. Esta norma establece las medidas que la organización debe adoptar para evitar prácticas de soborno, ya sean de tipo directo o indirecto, por parte de su personal o socios de negocios que actúen en beneficio de la organización o en relación con sus actividades.

Estas medidas incluyen, entre otras: adopción de una política anti-soborno, nombramiento de una persona o conjunto de personas encargadas de supervisar el correcto funcionamiento del sistema de gestión para controlar su incumplimiento, evaluación de los riesgos y debida diligencia en proyectos y socios de negocios, aplicación de controles financieros y comerciales.